Amigos para siempre

Atención, que viene curva, ojito a esta noticia: el cliente de correo de los 90 y principios del siglo XXI, Outlook, omnipresente en todas las oficinas del mundo mundial, ahora quiere ser amigo de gmail. Pero amigo-amigo eh? no «un conocido». Amigo de los de emborracharse juntos y compartir confidencias (emails) batallitas (eventos… «¿te acuerdas de cuando…?») y hasta las intímidades más intimas (documentos de todo tipo: textos, númeritos…) ¿Ya es hora no?

Pues no. Ya no es hora. Ya es tarde. Ya ha quedado claro que tener una herramienta de escritorio es bastante más limitado que utilizar un servicio en la nube, así que esta supuesta sinergia no sólo no lo es (sinergia) sino que aporta poco o nada; únicamente servirá para que ese sector de usuarios inmovilistas proteste un poco menos.

El mundo de la tecnología hace extraños amigos, parejas otrora impensables que hoy ya son amigos para siempre, porque el uno sin el otro no tendrá sentido. Observa si no el anuncio del nuevo Nissan Juke, lo ví el otro día en TV comprobé que el anuncio no te dice ni qué motor tiene, ni cuánto consume, ni cuanto corre (lo típico) y en cambio lo que destacaba es que está «super equipado con la última tecnología» y que lleva integrado Google Assistant. En esto, los japoneses han sido más espabilaos que los de Microsoft, que se han sumado al carro de ese 70% del planeta que utiliza Android… y sabiendo que el otro 30% también utiliza tecnología Google en sus iphones….

En fin, está claro que en esto de la tecnología hay que tener un poco de visión estratégica y hacerse amigo del que tiene muchos amigos… y que lo mejor es enemigo de lo bueno: hace años Outlook era indiscutiblemente mejor que Gmail, se mantuvo aislado por voluntad propia, el otro siguió avanzando al sumar usuarios y hoy le ha adelantado por la derecha. A lo mejor le ha adelantado en un Nissan Juke, jur jur jur

This text is also available in: ENG