Greta ¿has pensado en fomentar las videoconferencias?

Odio conducir. Quien me conoce lo sabe. Creo que el coche es una de las pocas máquinas que utilizamos de forma habitual en el siglo XXI y precisa de nuestras cuatro extremidades para funcionar. Compáralo con tu microondas, tu TV, tu ordenador o la roomba. ¿No te parece absurdo?

Odio conducir, no me gusta, no disfruto… y además contamina…. y me cuesta más hacerlo pensando que una videoconferencia, con un buen equipamiento, puede ser una solución igual de eficiente…. o casi; y sin contaminar. A veces sueño con cambiar cada kilómetro que conduzco por una videoconferencia de calidad… y me despierto excitado, la verdad.

Hoy he visto por enésima vez a Greta en mi tele, esa niña a la que no le falta razón cuando acusa a todos los humanos en general y a los políticos en particular de no cuidar el planeta. No le falta razón pero le sobra un poco de mal genio… es aún una adolescente, no sé cómo le pasará factura todo esto, pero no pinta bien. He visto una foto suya en su casa en un sofá de piel (mal asunto) y como un día le dé por hacer algo anti-ecológico (la noche a veces, te puede confundir) apaga y vámonos. Apaga la luz de la bombilla LED y vámonos al garete, quiero decir.

Bueno, pues por si acaso Greta lee estas líneas (supongo que no, tiene que hacer un viaje ahora por Extremadura, y una conexión 2G puede resultar exasperante) ahí va mi mensaje:» Greta, maja, salada, desde el curso pasado estoy haciendo un trabajo duro para desplazarme menos y normalizar las videconferencias entre compañeros e incluso con clientes. Pero creéeme, lleva su tiempo. Más que cruzar el Atlántico en catamarán… que sí… que lo de tu viaje es un tema duro, lo de tu mensaje también… pero convencer al personal para que utilice regularmente las videconferencias…. telita.»

This text is also available in: ENG