El neandertal que aún vive en nosotros

Resulta curioso pensar que estamos en un país que se esfuerza por evolucionar y erradicar la violencia de género, mientras culturalmente tenemos interiorizado que el peor insulto que le puede decir a alguien es que es un hijo de puta, es decir, que lo más feo que le puedes decir a una persona no es qué él o ella sea tal o cual, sino que su madre (que no su padre) tenga sexo consentido con otras personas por dinero, que al fin y al cabo, es una profesión más.

Escribo esto para darnos cuenta de que queremos cambiar una cosa, pero mantenemos algo fundamental que la sostiene. A nadie se le ocurre insultar diciendo «hijo de txapero», por ejemplo. Porque la vulnerable, es la mujer. Y tampoco se le dice a nadie «hijo de putero», porque en esa transacción económica, el verdadaremente maldecido es ella. Vamos, que todos quisieramos que desapareciese la violencia hacia las mujeres (la más habitual en el maltrato de género) pero seguiremos manteniendo la costumbre: en este caso el insulto por excelencia.

Veo en esto una analogía con la informática. Queremos un país que evolucione tecnológicamente, con una población que haya normalizado e interiorizado la capacidad y la necesidad de digitalizar muchos procesos, básicamente para vivir mejor. No para hacer más cosas, sino para tener más tiempo para rascarnos la barriga… pero seguimos manteniendo aspectos fundamentales que nos retienen y nos impiden avanzar: los currículos académicos apenas dan importancia a la informática y a la tecnología (en el mejor de los casos, se encajan) el profesorado de Infantil o Primaria apenas tiene horas para desplegar la competencia digital, y cuando las tienen, no están formados (por el motivo que sea). Etc etc etc…. por no hablar de la actitud de muchísimas personas en el día a día: se levantan por la mañana y no hacen sus necesidades en el campo, sino en un retrete, calientan su café en un microondas, y no en un cazo al fuego y van a trabajar en un medio motorizado (autobús, tren, coche…) y no en un burro… pero se niegan a cambiar sus procesos o contenidos… eso de «siempre se ha hecho así» nos mata. Nos está matando desde el momento en que todos queremos una vacuna YA para el Covid19, todos exigimos a la comunidad científica que espabile y … oye… ¿y por qué no se lo pedimos al gremio de curanderos? Ciencia sí, YA, la exigimos… pero yo no voy a hacer ningún esfuerzo por modernizar mis procesos docentes, mi currículo o mis herramientas. Hasta ahí podríamos llegar.

Recuerdo una canción en euskera que decía «… egin dezagun egungoa egun…» (con la que aporreaba mi primera guitarra). No pensé que fuera a componer algo tan premonitorio y perenne, aunque fuese en otro contexto: hagamos hoy lo que a hoy pertenece.

En fin… la foto que ilustra este artículo la he encontrado buscando el texto «el neandertal que aún vive en nosotros». Es lo que hay. Ah, y mientras no cambiemos de insulto… pues eso… que hay mucho hijo de puta suelto, jajajaja.

This text is also available in: ENG