¿Magia? No, en realidad no hay truco