Mamíferos cuadrículados en un planeta redondo

Me vuelvo loco. Camarero, otra de tequila por favor, que estoy considerando ir a tocar un rock and roll a la plaza del pueblo…

Vamos a ver… no puede ser. No debe ser. Es surrealista. No puede ser que aún hoy, después de años de evolución del género homo y la especie sapiens exista resistencia natural a los cambios. La historia nos ha enseñado que esto es «adaptarse o morir», Bruce Lee nos dijo «be water, my friend» pero la peña no lo interioriza, o no lo escucha… o ni siquiera lo oye.

A nadie nos gusta que nos cambien los procesos. Yo estaba muy cómodo grabando canciones en mi cassette, esperando a que dejase de hablar el locutor para darle al botón rojo «rec» y permaneciendo atento para darle al botón «pause» cuando volvía a hablar al final de la canción… y no recuerdo haber montado ningún pollo cuando nació el formato MP3 y el primer P2P, Napster. Y así podría seguir hablando de innumerables cambios que he vivido a pesar de mi juventud (jajajaja… es broma, soy un señor mayor, al menos en el DNI). No recuerdo haber levantado la voz, hecho un mal gesto…. ni en el ámbito personal (obtener música) ni el ámbito profesional (recuerdo el día que recibí por primera vez la nómina por email en lugar de en papel… no pensé «vaya, ahora tendré que imprimirla yo, para archivarla en mi A-Z de nóminas… qué capullos»). Pues no. O sea, NO.

Pienso que es LAMENTABLE que se pretenda defender como algo positivo eso de «NO QUIERO CAMBIOS» «NO ME GUSTAN LOS CAMBIOS» «YO SIEMPRE HE HECHO ESTO ASÍ» sin un punto de humildad que me permita adivinar (preguntando, si es necesario) por qué se cambia algo y qué mejoras me ofrece. Probablemente en el mundo profesional me permitirá ser EFICIENTE (si es que ya era EFICAZ, quiero pensar que sí). En el mundo personal… pues no lo sé, pero de momento yo ya sé desde esta mañana a las 06:00 que este fin de semana no va a haber olas surfeables en ninguna de las playas cercanas, y recuerdo que allá por 1998 dedicaba un buen rato los sábados por la mañana y ir de playa en playa para decidir donde entrar. ¿Qué mal verdad? Esto de los partes meteorológicos on line en tiempo real y las webcams le han quitado el romanticismo al surf eh?

En fin… me vuelvo loco, y como no va a haber olas este finde, igual me voy a tocar un rock and roll a la plaza del pueblo.

This text is also available in: ENG