¿Me pones la última, por favor?

No sé si también te ocurre a ti, pero si analizo los datos recogidos a lo largo del año, a mí se me juntan muchos bares en pocos días y claro, la falta de costumbre hace estragos.

Cada año, por estas fechas, en estas fiestas de paz, amor y felicidad, además de recibir mensajes rancios de proveedores con los que nunca he hablado en persona (a lo mejor son bots) que me desean cosas preciosas para mí y para mi familia, con una calidez que da gloria leer, albergo la esperanza de que en el proceso de emborracharse algo haya evolucionado, pero un año más, veo que todo sigue igual.

¿Alguien me puede explicar por qué es necesario llevar dinero en metálico, cash, dinero físico, monedas, billetes… para tomarse apenas 5 txupitos o 12 kubatas? ¿Qué pasa, que BIZUM no ha llegado a los bares? ¿Qué será lo próximo, volver al trueque… y tendremos que ir con un cordero para cambiarlo por una ronda de copas, o con unos melones para hacer la equivalencia entre 4 vinos y dos cervezas?

Imagina que vas a un bar y ves bien grande en la barra el número de móvil de ese bar, pides lo que quieras beber, te lo pone el camarero o la camarera y te dice «12 €»; coges tu móvil, se lo mandas por Bizum y pista. Ni dinero físico, ni tarjeta ni nada. Porque hay quien no lleva siempre encima la tarjeta, y quien no lleva nunca dinero físico. ¿En qué época vivimos, en la de Maria Antonieta?

Además estaría muy bien, porque para una vez que sales, te vienes arriba y puedes decir «venga, esta se la pago yo a todos los del bar, que sois la leche» y desde el mismo podium en el que estés, por ejemplo, pagar la ronda. ¿Ves? Todo ventajas. Y cuando se te acabe la batería del móvil, pues para casa.

A ver el año que viene. Mientras tanto, felices fiestas, portáos bien, y sed vagos, es decir, no trabajéis mucho, trabajad de forma eficiente, que no es lo mismo. Para esto las TIC os pueden ayudar, ggg.

This text is also available in: ENG