Micrófonos para cantar

Me paso la vida (en el trabajo… la vida al fin y al cabo, qué desastre) detectando productos, servicios y procesos obsoletos, y apenas saco tiempo para reflexionar sobre mis productos, mis servicios y mis procesos; para analizar si todo es como debería ser, contextualizado en el tiempo, o si tengo que actualizarlo. Actualizarme.

Si pienso en esta web como un producto… si pienso en clave de «comunicación» como servicio que cubro con este blog… y si pienso en la redacción de artículos como el proceso de comunicación en sí mismo, caigo en la cuenta de que la suma de todo esto arroja un resultado claro: ob-so-le-to.

  • Una web sigue siendo un producto donde alguien se informa, correcto, pero en lo relativo al texto escrito sólo si son fragmentos cortos. Primer punto de reflexión. Cierto es que también el formato tiende a ser interactivo, pero no estoy dispuesto a tener esa relación con ningun usuario de esta web. No tengo ni tiempo ni ganas ni capacidad para hacerlo bien, seguro.
  • La comunicación sigue siendo algo fundamental. Somos tantos en el planeta y está todo tan embarrado, que todo punto de información es necesario, para formar parte de ese puzzle informativo que ha de tener cada persona, para que se forme su propia idea, de lo que sea.
  • Escribir para divulgar está muy bien, pero no deja de ser una herramienta en la que la interpretación de las emociones es subjetiva. Y complicada. No deja de ser algo artificial, creado por los humanos, y nunca va a sustituir a una mirada, a un tono, a un gesto.

Por lo tanto, creo que el siguiente paso será utilizar el micrófono y la cámara del portáil, en lugar del teclado. Únicamente cambiará eso. Así que los últimos textos de este blog (con la excepción de los titulos) terminan aquí. Lo siento por quien me sigue en inglés: mi pronunciación no es perfecta, así que por vergüenza torera me limitaré al castellano en mis vídeos. Mis divagaciones en inglés las guardaré para mis amigos neoyorkinos, que con una sonrisa y una corrección amable me han ayudado siempre a encauzar las patadas que le he podido dar en alguna ocasión a su diccionario.

 

This text is also available in: ENG