Papel mojado

Tengo la suerte de haber trabajado en muchas partes del mundo. Algunas cerquita de casa y otras a muuuuchas horas de vuelo. Me he bañado en todos los mares y océanos del planeta y he podido hacer sanchin no kata mirando hacia los cuatro puntos cardinales desde los cuatro puntos cardinales.

Siempre que me he movido por ahí, he ido sin dinero en efectivo. Tanto dentro de España, como saliendo a Europa, África, Asia, América del Norte o América del Sur. He tirado de tarjeta, de Paypal… y algun otro sistema que ya quedó en desuso, pero siempre con problemas = 0.0.

Siempre he soportado algún cachondeíto al respecto. De buen rollo, es verdad, pero bueno… yo era el modernillo, el friki, el avanzadete, el espabilao… pero ahora… tachán tachán… ahora llega el momento de asumir que las transacciones serán (lo son ya) todas digitales. Nadie quiere tocar dinero. Ni un cajero automático. Podrías contaminarte.

Una vez aterricé en Tokio con 27 € en efectivo. En Cabo Verde, en ilha Santiago, con 5 € en cash. En Lima sin tarjeta de crédito siquiera. Y así podría contar un montonazo más ejemplos que dan para varias batallitas. No te preocupes, no tengo intención de aburrirte. Sólo es un ejemplo más, ahora que los periódicos y los telediarios hablan de esto, de que el futuro ha llegado de golpe… pero estaba entre nosotros. Y no, no hablo de bitcoins. Eso sí es frikismo. Esto otro, no.

This text is also available in: ENG