Pasito a pasito suave-suavesito

Ni los usuarios finales ni los «jefes» saben, en muchas ocasiones, cómo «encargar» un producto, un sistema o un proyecto informático | Se desconocen las implicaciones, los tiempos, las necesidades… y parece que todo se hace más fácil de lo que en realidad es.